Científicas argentinas ganan subsidio internacional para desarrollar una App que favorezca el acceso a información de las mujeres sobre el test y el VPH

Silvina Arrossi acaba de ganar un subsidio internacional para innovaciones tecnológicas en el área de salud, con el que desarrollará una App que favorezca el acceso a información de las mujeres sobre el test y el VPH desde su teléfono móvil.

(CONICET) Es una enfermedad, pero a esta altura no debiera serlo: el cáncer cervicouterino –causado por el Virus de Papiloma Humano (VPH), de transmisión sexual, que afecta a más de quinientas mil mujeres al año en el mundo- es totalmente prevenible si se lo detecta a tiempo.

Las dificultades para frenar su avance confluyen en un mismo lugar: la desigualdad de las mujeres para acceder a la posibilidad de detectar las etapas precancerosas de la enfermedad en su cuerpo. Pero ese problema está en vías de solucionarse con un método de detección sencillo y preciso que tomó protagonismo en los últimos años: el test de VPH, una prueba que las mujeres pueden realizar en su casa y sin necesidad de asistir a un médico ginecólogo. Ya ha sido adoptado por varias provincias y varios municipios de Argentina y del mundo como principal política de prevención –en lugares como Estados Unidos, Europa, Australia, Inglaterra-, y pronto se le sumarán nuevas herramientas: la científica del CONICET Silvina Arrossi acaba de ganar un subsidio internacional de Conquer Cancer, the ASCO Foundation, para innovaciones tecnológicas en el área de salud, con el que desarrollará una App que favorezca el acceso a información de las mujeres sobre el test y el VPH desde su teléfono móvil. La noticia se da en el marco de que el próximo 4 de marzo se conmemorará, en todo el mundo, el Día Internacional de la Concienciación sobre el VPH.

Resultado de imagen de test hpv argentina
El test de detección de HPV es una prueba que las mujeres pueden realizar en su casa y sin necesidad de asistir a un médico ginecólogo.

El test no cura pero sí diagnostica y propicia un tratamiento, aunque si la mujer no continúa con el proceso una vez que le da positivo el test, no sirve de nada, explica Arrossi, que investiga en el Centro de Estudios de Estado y Sociedad (CEDES). Nosotras venimos viendo que a alrededor del VPH hay mucha desinformación y esta App vendría a funcionar como una especie de consejería. Porque cuando el test da positivo las mujeres se quedan con un montón de preguntas, no saben si es algo grave, la palabra cáncer las asusta de más y el sistema de salud no suele estar preparado para contenerlas. La idea de la App es que sirva para empoderar a las mujeres, para que puedan entender qué les está pasando y cómo pueden seguir con el proceso sin esperar que el profesional de la salud resuelva todo.

Prevenir antes que curar

Se estima que el ochenta por ciento de la población del mundo, hombres y mujeres, estarán en contacto con el virus VPH en algún momento de su vida. Su prevalencia es particularmente alta en edades jóvenes, cercana al inicio de la actividad sexual, pero en la mayoría de los casos con la edad esa curva de la prevalencia desciende y el virus desaparece: la mayoría de las personas lo elimina a través de su sistema inmune de manera espontánea antes de los treinta años. Sin embargo, algunas personas no logran eliminar la infección, por lo cual se vuelve persistente: esa persistencia, si no se trata en el transcurso de los años, puede producir una lesión y terminar en un cáncer cérvicouterino.

Hasta hace poco, el modo más utilizado para la detección era el Papanicolau (Pap), el control anual que las mujeres debieran practicarse cada vez que visitan al ginecólogo, pero al que no todas –por barreras sociales o económicas- podían acceder. Con la adopción del test de VPH –que fue incluido como proyecto demostración to en Jujuy entre 2012 y 2014, y dada su efectividad ya se utiliza como política pública también en provincias como Catamarca, Neuquén, Tucumán, Misiones, Chaco, Corrientes y en municipios como La Matanza, Ituzaingó y Florencio Varela-, las mujeres ya no son dependientes de un médico.

Cuando el Test de VPH se realiza en el marco de la autotoma, llega a los hogares de las mujeres a través de un kit que les entrega un agente sanitario. Si la prueba da negativa, la mujer repite el test en cinco años. Si da positiva, se les hace entonces un Pap, para saber si, además de estar infectada con el VPH, la mujer tiene una lesión precancerosa. Las mujeres positivas en el test de VPH, pero negativas en el Pap, tienen que volver a realizarse un test de VPH a los dieciocho meses.

Ante esta situación, Arrossi y su equipo de investigadoras venían trabajando en el Proyecto de Aplicación de Tecnologías de la Comunicación y la Información (ATICA) –un proyecto internacional junto a colegas de la Universidad de Harvard, de la Deakin University de Australia y el Instituto Nacional del Cáncer y el Ministerio de Salud de la provincia de Jujuy- para producir evidencia científica acerca de la incorporación de la telefonía celular en la comunicación con los proveedores y destinatarios de los servicios de salud. Como muchas veces el sistema de salud, por problemas ligados a su organización, no volvía a contactarlas, pensamos que el celular podía ser una vía, señala Arrossi.

Dentro de ese proyecto, durante 2018 les enviaron mensajes de texto a una muestra de tres mil mujeres de áreas remotas de Jujuy que habían tenido positivo en el text de VPH, y las compararon con otras tres mil mujeres a las que no les enviaron SMS. Comprobaron que las mujeres que recibieron el mensaje de texto con el recordatorio de que los resultados de su test ya estaban disponibles se vieron incentivadas a concurrir al centro de salud para realizarse un Pap, frente a las que no recibieron el mensaje. Vimos que los teléfonos tienen hoy una penetración muy grande en Argentina, más aún en zonas vulnerables, donde cumple el antiguo rol del teléfono fijo: suele haber un teléfono por familia, agrega Arrossi.

Resultado de imagen de hpv
El virus HPV es el principal factor de riesgo del cáncer Cérvicouterino.

Ahora, la App que desarrollará junto a un equipo de científicas gracias al subsidio  Internacional para la Innovación Tecnológica en Salud 2020 de la prestigiosa Conquer Cancer –una organización referente mundial en la materia y que por primera vez da como ganadora a una propuesta argentina- es un paso más en la prevención. En esta primera etapa, que se desarrollará en conjunto con invstigadores de la Universidad de Harvard y del Instituto Nacional del Cáncer diseñarán la arquitectura de la información que contendrá la APP, integrando en el diseño la perspectiva de mujeres que son usuarias del sistema de salud del municipio de Ituzaingó, haciéndolas partícipes y sondeando cuáles son sus necesidades.

Parte del equipo que desarrollará la App. Foto: Verónica Tello/ CONICET Fotografía.

El VPH tiene una prensa muy amarillista, por ser una enfermedad de transmisión sexual. Cuando sale positivo, se suele armar un cóctel bastante explosivo para las mujeres, que se angustian, se estresan, no saben qué les pasa ni cómo continuar, suelen asociar el VPH con la infidelidad, por ejemplo, y a desconfiar de su pareja –señala Arrossi-. Cuando el miedo y la angustia es muy grande, puede actuar como un efecto negador, y que termine afectando todo el proceso de diagnóstico y tratamiento. Y el médico no suele tener tiempo para preguntarle a la persona cómo está. El sistema de salud está muy preparado para dar respuesta a la persona que tiene un problema de salud concreto, pero cuando lo corrés de ese lugar y empezás a hablar de consejería, de poder generar un espacio dónde las mujeres puedan plantear dudas o inquietudes, se torna más difícil. Entonces esta App vendría a llenar ese vacío, de manera tal de proveer información basada en la evidencia y contribuir a disminuir el impacto psicosocial de la infección del VPH.

Una vez cumplida esta primera etapa de organización arquitectónica de la App, el plan es trasladar la idea al entorno tecnológico trabajando con ingenieros y desarrolladores de software. ¿Tomaron algún modelo de App para idear la suya? “En el mundo hay alrededor de 300 mil Apps de salud, pero no existe una aplicación específica para proveer consejería a mujeres testeadas con VPH”, asegura Arrossi. Nuestra idea es que, una vez que esté lista en alrededor de dos años, se pueda escalar a nivel nacional, y también en otras partes del mundo.

Fuente https://www.conicet.gov.ar/cientificas-argentinas-ganaron-un-subsidio-internacional-para-desarrollar-una-app-de-prevencion-del-cancer-cervicouterino/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *