Dos de cada cinco argentinos tiene el hígado enfermo y no lo saben


La inequidad en el acceso a la salud es clave para la cura de esta y otras enfermedades. Las causas más frecuentes son el daño producido por la ingesta de alcohol, el hígado graso y las hepatitis virales.

El sedentarismo, diabetes, colesterol y sobrepeso son causa del hígado graso.

La Asociación Argentina para el Estudio de las Enfermedades del Hígado (AAEEH) advirtió que el daño por alcohol, el hígado graso y hepatitis virales son «los males silenciosos más frecuentes» que atacan a dos de cada cinco argentinos.

Uno de cada 10 argentinos padece hepatitis B o C, y el hígado graso causado por sedentarismo, diabetes, colesterol elevado y sobrepeso será la principal causa de mortalidad por enfermedad hepática y de trasplante de hígado en los próximos años.

En Argentina 6 de cada 10 adultos presentan sobrepeso u obesidad

Los científicos buscan establecer estrategias para erradicar la hepatitis B y C antes del año 2030 y combatir el hígado graso.

«Aún en nuestro país hay grandes dificultades en el acceso a la atención médica especializada, lo que abarca desde tratamientos puntuales, hasta el trasplante de hígado», remarcó la doctora Alejandra Villamil, presidenta del Congreso que se realizó el pasado 28 de junio.

Además, los especialistas remarcaron las asimetrías e inequidades que existen en el acceso a la cura de esta enfermedad. Al respecto, la AAEEH remarcó que «la ausencia de políticas activas para informar, prevenir, y resolver los efectos nocivos del alcohol demanda una respuesta inmediata».

«En el mundo de hoy mueren 1.200.000 individuos por año como consecuencia de las complicaciones de las hepatitis virales. La cirrosis y el cáncer de hígado son las causas más comunes», agregó Marcelo Silva, miembro de la misma asociación médica.

Existen aún en nuestro país grandes dificultades en el acceso a la atención médica especializada.

Esto ocurre a pesar de que los progresos han permitido el desarrollo de vacunas y tratamientos altamente eficientes. Además, la segmentación y fragmentación de los sistemas de salud en la región han sido una barrera estructural que limita la implementación de políticas públicas eficientes, analizó la AAEEH.

fuente: Perfil

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *